CENTRO DE FISIOTERAPIA PARA EMBARAZADAS EN MADRID

 

El proceso de gestación supone múltiples cambios en el cuerpo, que suceden de forma progresiva a medida que el embarazo avanza. Por ello, cada vez más mujeres apuestan por la fisioterapia, tanto durante el embarazo como en el parto y post-parto. Un fisioterapeuta puede tratar las dolencias que se presentan en la futura mamá a través de masajes y de la prescripción de ejercicios de movilidad, estiramiento y fortalecimiento.

 

Entre las muchas dolencias que se pueden experimentar en este estado, los síntomas más recurrentes son la lumbalgia, el dolor pélvico y la incontinencia urinaria. La fisioterapia para embarazadas ha demostrado resolver muchos de estos problemas y aliviar gran cantidad de estos daños. Son muchos los estudios que avalan sus beneficios para las mujeres embarazadas.

 

En nuestro centro de fisioterapia en Madrid contamos con expertos en el tratamiento de mujeres embarazadas. Nos encargamos de aliviar los dolores durante la gestación y transmitir los conocimientos prácticossobre las mejores posturas, actividades y ejercicios. Además, las madres que han realizado estos ejercicios y prácticas durante el embarazo se recuperan mucho más rápido del parto.

 

Nuestros fisioterapeutas crearán un plan personalizado, un programa que tenga en cuenta el estado de evolución del embarazo y de la futura madre. Tendremos en cuenta tus necesidades y dolores, creando una rutina especifica que alivie y prevenga las dolencias. Además, los recursos que se aprenden durante los hábitos y practicas realizados con el fisioterapeuta, enseñarán a la futura madre a controlar su respiración y reducir su ansiedad, conocimientos también útiles durante el parto.  De esta forma, nuestra paciente puede estar relajada y dedicarse únicamente a disfrutar de los beneficios de nuestros cuidados y ejercicios.

“Los ejercicios mejoran el parto”

BENEFICIOS DE LA FISIOTERAPIA EN EMBARAZADAS

 

Debido al aumento de peso y al desarrollo de volumen en la tripa, el centro de gravedad de la mujer varía y la espalda se ve afectada. Lo normal es que el dolor aumente a lo largo del día, comenzando en la zona baja de la espalda y descendiendo en ocasiones hasta las rodillas.  La mejor solución para combatir el dolor de lumbares es recurrir a un fisioterapeuta, ya que puede ayudarnos a descubrir las mejores posturas para sentarse o dormir. Además, indicaráactividades que ejerciten la movilidad pélvica, disminuyendo el dolor y preparándonos para el parto.

 

Durante los nueve meses en los que transcurre el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia y se prepara. Primero se previene para albergar al bebe y después para el inminente parto. Este proceso supone una separación de los huesos del pubis para facilitar la salida del pequeño. Por esta razón, es muy habitual sufrir dolores pélvicos durante el embarazo. El fisioterapeuta recomendará ejercicios principalmente acuáticos para disminuir la acción de la gravedad.

 

Casi la mitad de las mujeres sufren incontinencia urinaria durante el primer embarazo y, en algunas ocasiones, incluso después del parto. Es una de las dolencias que más puede afectar a la vida cotidiana de las futuras mamás. La fisioterapia en el embarazo se encarga de fortalecer el suelo pélvico, entrenando los músculos para contener la incontinencia. Estos ejercicios son muy recomendables para cualquier mujer desde antes del embarazo, ya que es mucho más sencillo prevenir este problema que combatirlo. 

Gracias a la fisioterapia durante el embarazo, las mujeres pueden disfrutar de una vida cotidiana y tranquila durante todo el proceso de gestación. No es necesario sufrir durante esta etapa, aún menos existiendo verdaderos profesionales encantados de ayudar a fortalecer nuestro sistema para combatir estas dolencias. En nuestro centro de fisioterapia contamos con un equipo especializado en estos casos para ayudar a todas las mujeres embarazadas a superar estos dolores e incomodidades que se pueden experimentar en este periodo.

PREPARACIÓN A LA MATERNIDAD

El proceso gestación es algo fisiológico y natural que conlleva cambios morfológicos, bioquímicos y biomecánicos en el organismo. Todos ellos, suceden de forma progresiva a lo largo de las 40 semanas de gestación. Una preparación al parto idónea debe englobar una docencia teórica y una práctica, ambas completamente necesarias.

A partir del segundo trimestre la futura mamá podría iniciar su preparación física con la gimnasia maternal, no obstante, el ritmo de vida actual en muchas ocasiones no les permite empezar hasta el tercer trimestre, donde los cambios ya son más presentes y cursan con mayores molestias. Es por ello, que mediante la fisioterapia podemos reducir y/o aliviar los síntomas físicos que presenten o prevenir su aparición. Entre las molestias y/o síntomas más destacados se encuentran la ciática o lumbalgia, calambres musculares, incontiencia y/o frecuencia urinaria, pesadez abdominal, acidez y dificultad respiratoria, insomnio, y pinchazos vulvares. Para poder llevar a cabo una preparación al parto totalmente personalizada, sería necesario realizar una valoración fisioterápica con tal adaptar el proceso gestaciona a las características de cada una.

Como fisioterapeuta, nuestro papel en el campo de la maternidad está orientado a mejorar las adaptaciones físicas, biomecánicas y morfologícas que se producen a lo largo de las 40 semanas del embarazo. Los conocimientos gestacionales nos permiten favorecer el proceso el proceso de dilatación y expulsivo que conforma el parto. Para todo ello, existe un abanico de técnicas respiratorias, conjunto de estiramientos, ejercicios corporales y propiocepción de la musculatura perineal y abdominal y técnicas de drenaje vulvar y corporal.

Para poder llevar a cabo una preparación al parto totalmente personalizada, sería necesario realizar una valoración fisioterápica con tal adaptar el proceso gestaciona a las características de cada una. Ésta, consta de una entrevista que debe recoger sus antecedentes personales, obstétricos y ginecológicos junto con una exploración fisioterápica. A nivel externo, se observarán los cambios estructurales lumbopélvicos, el estado muscular abdominal y el sistema vascular en extremidades inferiores. A nivel interno, se valorará la elasticidad y tono del suelo de la pélvis y determinar la necesidad de realizar el masaje perineal, el drenaje vulvar y/o los ejercicios de kegel.

La musculatura del suelo pelviano se ve implicada en el parto vaginal, es por ello que, aprender a realizar el masaje perineal es fundamental para mejorar la calidad y elasticidad de la musculatura, y con ello, el proceso de recuperación. Es importante determinar en que casos se debe indicar o contraindicar con tal de influir positivamente en el trabajo de dilatación y parto y su posterior recuperación.

Tras el parto, el cuerpo de la mujer vuelve progresivamente al estado ingrávido, pero a lo largo del proceso requieren ciertos prevenciaones y cuidados tanto para la mamá como para el bebé. Del mismo modo que, pueden aparecen ciertos síntomas, y conocerlos les dará tranquilidad y seguridad en los pasos que deben realizar para remitirlos. Es un momento de grandes cambios físicos y emocionales donde los roles familiares se restablecen.

Dentro del área de la maternidad, existen diferentes profesionales que permiten completar el programa del curso y ofrecer a la mamá un mayor conocimiento en el área. Es el caso de:

Matrona.

Pediatra.

Ginecólogo.

Doula.

Especialista en Lactancia y crianza.