RECUPERACIÓN POSTPARTO

Tras el parto, el cuerpo de la mujer vuelve progresivamente al estado ingrávido, pero a lo largo del proceso requieren ciertas prevenciones y cuidados tanto para la mamá como para el bebé. Del mismo modo que, pueden aparecen ciertos síntomas, y conocerlos les dará tranquilidad y seguridad en los pasos que deben realizar para remitirlos.

El proceso de rehabilitación variará según el parto, pero independientemente de éste, siempre debe realizarse una valoración por parte de un fisioterapeuta especializado. No debemos olvidar todos los cambios físicos que suceden a lo largo de la gestación, de modo que, éste es el periodo de reeducación para volver al estado físico anterior, y en ocasiones mejor.

Desde el punto de vista fisioterápico, debemos tener en cuenta de si ha habido algún tipo de cicatriz (tanto a nivel perineal con un desgarro o episiotomía como a nivel abdominal en caso de cesárea), la tonicidad muscular abdomino-perineal, el sostén orgánico intrapélvico, y la estabilidad lumbopévica a nivel coccígea, sacroilíaca y sínfisis púbica.

Cada Mamá obtendrá su reeducación personalizada según el embarazo, parto y estado actual. De ese modo, la evolución del tratamiento será independiente en cada una.

Entre los síntomas más comunes que suceden a raíz de un parto se encuentran:

Incontinencia urinaria,

Urgencias miccionales,

Dolores en las relaciones sexuales,

Dolor o tensión-rigidez en la cicatriz,

Caídas viscerales (peso en zona vaginal-vulvar)

Estreñimiento,

Hinchazón y gases abdominales,

Falta de sensibilidad abdominal

Debilidad muscular del abdomen y suelo pélvico.