REEDUCACIÓN PÉLVICA

El suelo pélvico es el conjunto muscular situado en el interior de los huesos que conforman la pelvis. Tienen un papel importante en la estabilidad, el sostén y la funcionalidad de los órganos intrapélvicos: vejiga, matriz, próstata y recto.

La músculatura del suelo pélvico presenta a su vez una funcionalidad conjunta con la muscultura abdominal, el músculo diafragma y los multifidus espinales. Es por ello, que a lo largo del proceso de reeducación, se deben valorar los músculos mencionados y su coactivación con el suelo pélvico. De modo, que el tratamiento no es únicamente local sinó también global corporal. No debemos olvidar, que tanto el abdomen como la pelvis forman parte de un todo, con lo que la estática corporal será importante y deberá integrarse en el proceso de reeducación.

Cualquier alteración del tejido, del estado muscular, de la estabilidad estructural o una desprogamación abdomino-pelviana, puede conllevar disfunciones urológicas, ginecológicas, proctológica y/o sexuales. Todas ellas, deben ser valoradas previamente para determinar el proceso de rehabilitación y personalizar el tratamiento.